La habitación de al lado

La chica de la habitación de al lado tenía las espaldas anchas y había algo en sus modales y en sus formas que no me acababa de gustar. La mayoría de la gente que conocía la consideraba una tía buena, pero a mí nada me parecía más anti-erótico que alguien que estaba hablándote siempre de su novio.

Por la noche hacía fiestas a veces y llamaba a sus amigos. Un día me invitaron a una de ellas, más para que no protestara por el ruido que por otra cosa. Como habían comprado una garrafa de vino de cinco litros, me pareció justo llevar otra.

En la fiesta había un tío que se dedicaba a desabrochar sujetadores con sólo dos dedos. Aunque tal habilidad pudiera pasar desapercibida en otro contexto, todas y cada una de las veinte tías que allí había, quisieron que les desabrochara el sujetador. Y así lo hizo, sin ningún fallo y en un espacio de no más de tres segundos por cada una de ellas.

-¡Es un pro! – gritaban extasiadas.

La Erasmus era una época para conocer gente, pero tanta banalidad me aburría un poco. O tal vez sólo necesitara aprender a desabrochar sujetadores con sólo dos dedos en lugar de tirar de ellos hasta desgarrarlos u oír gritos.

Compartir/Guardar
Publicado en Erasmus en París | Deja un comentario

Prostituir la existencia

Tenía quince años

Y no le gustaban los estudios

Era la favorita de los chicos

Desde que estaba en el colegio

Así que un buen día decidió

Que quería ser modelo

 

No medía demasiado

O no hizo buenos contactos

Quiso ser azafata de vuelo

Sacar partido de su cuerpo

 

Pero no había estudiado inglés

Ni sabía nada de matemáticas

Le era fácil pasar por tonta

Así que con veinte bien entrados

Fue a una página de clasificados

 

En un hotel de una ciudad de al lado

Vestida sólo con unas botas largas

Un viejo se lo comió tanto

Que al cabo de un rato

Un líquido viscoso

Le salía del coño

Y sabía a vainilla

A gelatina

A helado

Olía a incienso

Y era de un color

brillante amarillo intenso

Precioso

Publicado en Poesía | Deja un comentario

Tweet A veces se me acaban las ganas de opinar sobre las…

A veces se me acaban las ganas de opinar sobre las grandes cosas.

Publicado en Frases de Twitter | Etiquetado | Deja un comentario

Tweet Un día alguien dirá de ti lo mismo que tú decías d…

Un día alguien dirá de ti lo mismo que tú decías de otro y entonces os comprenderás.

Publicado en Frases de Twitter | Etiquetado | Deja un comentario

Tweet Te da vergüenza que te vean comiéndote un yogur ca…

Te da vergüenza que te vean comiéndote un yogur caducado desde hace tres meses, pero no de enseñar carne en mal estado desde hace diez años.

Publicado en Frases de Twitter | Etiquetado | Deja un comentario

Tweet Debes de ser la persona más desgraciada del mundo….

Debes de ser la persona más desgraciada del mundo. Porque jamás ni por un instante, podrás comprobar lo bien que se está sin ti.

Publicado en Frases de Twitter | Etiquetado | Deja un comentario

Tweet Cuántas veces he visto a alguien considerar un ali…

Cuántas veces he visto a alguien considerar un alimento como bueno, porque es lo que lleva comiendo desde siempre.

Publicado en Frases de Twitter | Etiquetado | Deja un comentario

Tweet Soy ese tipo que cuenta las cosas sobre los que lo…

Soy ese tipo que cuenta las cosas sobre los que los demás mienten. Jamás me podrá ir bien, pero ya estoy demasiado viejo para cambiar.

Publicado en Frases de Twitter | Etiquetado | Deja un comentario

Tweet Amsterdam: unas vacaciones que seguro olvidarás.

Amsterdam: unas vacaciones que seguro olvidarás.

Publicado en Frases de Twitter | Etiquetado | Deja un comentario

Tweet Todos los que generalizan son gilipollas, porque s…

Todos los que generalizan son gilipollas, porque ser gilipollas consiste en generalizar. Así, generalmente en general…

Publicado en Frases de Twitter | Etiquetado | Deja un comentario