Carpe Diem, le pese a quien le pese

Juan desenvaló la webcam, introdujo un cederrón que la acompañaba en el ordenador y la instaló sin dificultad alguna. Lo realmente complicado era hallar lo que buscaba. Sigue leyendo